La Era del Business Agility

Un análisis de Standish Group del 2015 muestra que la tasa de proyectos exitosos desarrollados mediante el modelo tradicional es de 14% versus un 42% con el framework ágil. Al mismo tiempo indica que un 29% de proyectos fallan usando la metodología tradicional, versus solo un 9% desarrollados mediante agilidad.

standishgroup - chaos report 2015

Figura 1. Agile Vs Waterfall. Tasas de Éxito de Proyectos.
The Chaos Report 2015, Standish Group.

Estos datos no solo nos muestran que el beneficio de la agilidad es tangible y real, sino que nos hacen ver indirectamente que la agilidad dejó de ser una opción más para convertirse, desde hace algunos años ya, en una realidad empresarial. 

Es decir, si no “haces agilidad” – que se relaciona a desarrollo de destrezas – entonces preocúpate, porque “ser ágil” – que tiene que ver con un cambio de mindset – está todavía más lejos. Y si no “eres ágil” por lo menos a nivel de tus equipos de tecnología, estás aún más lejos de llevar la agilidad a nivel enterprise.

Si ese es tu caso, te tenemos malas noticias: estás en aprietos. Estás entrando – o te están metiendo colateralmente – a la guerra digital no solo sin preparación sino que en muletas.

A nivel enterprise, la agilidad ya no es un set de prácticas aunque si se acompaña de ellas. A este nivel la agilidad es un cambio de mindset que desde tu grupo ejecutivo se riega transversalmente en tu organización y que te ayuda a romper los peligrosos “feudos” (silos) en los que tus unidades de negocio se han convertido al luchar entre ellos por recursos y objetivos aislados, perdiendo de vista la sinergia con la que esas áreas de negocio deberían luchar juntas por los objetivos estratégicos de toda la organización.

Business Agility está relacionado con desarrollar ambas, las destrezas y el mindset ágiles a todo nivel, pero estratégicamente a nivel ejecutivo. Si lo tienes desde esa capa, ellos mismos van a luchar por regarlo por toda la organización. Ojo que esto no quiere decir que realizas encerronas VIP en hoteles caros con charlistas “iluminados” que hacen monólogos y yoga grupal con tus gerentes.

Significa, para comenzar, que una vez adoptado un nuevo mindset, han llegado en conjunto con toda la organización a plantear los objetivos estratégicos desde una visión diferente, de una forma diferente, y que has “fondeado” esas iniciativas no como proyectos cerrados en los que “hay que gastarse la plata disponible” según el plan, sino  que esos objetivos, construidos con la ayuda de un framework adaptativo,  pueden ser evaluados constantemente y reorientados si es necesario,  sin que esto signifique desorientación, desconcierto y desmotivación.

Significa que has logrado insertar el mindset agile a todo nivel y que les preocupa más el lograr los objetivos de negocio de cara al impacto en el cliente y al valor percibido y recibido por el mismo. Significa que lograste vencer al dios Gantt – y el gantt de cada silo – al cual todos sirven y agachan la cabeza, pero que termina sin servir a la organización como un todo.

Business Agility tiene que ver con la capacidad que logre desarrollar tu organización para mutar rápidamente a todo nivel hacia esos objetivos dinámicamente cambiantes, sin despedir ni desanimar gente, sino reagrupándolos de acuerdo al reto que se ellos se planteen dados los objetivos de negocio, y que todos puedan hacer esto porque además son teamplayers motivados, “crossfuncionales” y con el empoderamiento que les da el hecho de opinar constantemente sobre esos objetivos y la forma de lograrlos. Al final son tus equipos los que más conocen a tu cliente al estar más cerca están de él y de su feedback.

Sin estas caraterísticas, las compañías que entran en la guerra digital son carne de cañon. En la época en la que el cliente es el centro, y en la que ese cliente desarrolla por si solo una cultura digital de forma abrumadoramente rápida, de manera sensible a la oferta constantemente cambiante de tus competidores ágiles, en esa época, la Agilidad Empresarial es mandatoria.

Según el Business Agility Manifesto, “La Agilidad de Negocio sugiere implicaciones más allá de esquemas organizacionales o metodologías de desarrollo de productos o sistemas. La Agilidad de Negocio busca la habilidad de modificar dinámicamente los conceptos y las estructuras del negocio para mantenerlo relevante en un ambiente cambiante, complejo y de incertidumbre operativa. Esto incluye la reconfiguración dinámica de implementaciones, jóvenes o maduras, manuales o automatizadas, nuevas y existentes, de forma de poder mantener el negocio operativo mientras los cambios son formalizados”.

Lo primero es desarrollar la capacidad de vencer tu inercia y preguntarte constantemente – no solo 1 vez al año – 3 cosas sencillas:

  • ¿Qué cambió?
  • ¿Cuáles supuestos de nuestro negocio se volvieron irrelevantes?
  • ¿Cómo podríamos tomar ventaja del cambio a través de nuevos modelos?

¿Estás listo para enfrentar las respuestas a esas preguntas y desarrollar las capacidades que te permitan tomar acción como organización al respecto de una manera ágil?

Bienvenido a la Era del Business Agility.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: