Empresas Agiles para Clientes Digitales

La agilidad en la empresa es ahora más importante que nunca. El 70% de las empresas que figuraban hace diez años en la lista Fortune 1000 han desaparecido – la mayoría porque no han podido adaptarse a los cambios o porque su velocidad de respuesta no fue lo suficientemente rápida de cara a sus nuevos competidores o a las nuevas necesidades de sus clientes.

Por ejemplo, en el ámbito financiero, desde que en el año 2013 apareció Bank26 (ahora denominado N26) en Europa, el ecosistema financiero comenzó a cambiar rápidamente. Las denominadas fintechs nacen como empresas muy pequeñas, altamente tecnológicas, cuyo objetivo es entregar servicios financieros en tiempo record para los consumidores digitales a través de los medios en los cuales este tipo de clientes se mueven (web, smartphones, etc).

Lo mismo esta sucediendo a nivel de las telecoms. Las grandes corporaciones nacionales y globales de Telecomunicaciones de las que estamos acostumbrados a escuchar, están muy preocupadas por la aparición de competidores mucho más pequeños pero fuertemente apalancados en tecnología, logrando entregar servicios innovadores de forma continua y a un ritmo que sus contrapartes, grandes y burocráticas, dificilmente pueden adoptar.

A las nuevas empresas nacidas de este medio ambiente digital, generalmente más pequeñas, altamente tecnificadas y mucho más ágiles, les resulta más fácil crear productos y servicios altamente ajustados para los clientes digitales, entre otros, por la forma en la que definen, construyen, prueban y evolucionan constantemente esos productos y servicios. Y este fenómeno esta sucediendo en todas las industrias.

¿Qué hacer frente a esta realidad?. Me vienen a la cabeza algunos consejos los cuales presento sin filtro…

  • No espere a enterarse acerca de su competidor digital cuando este lo haya sacado del juego
  • No crea que por ser líder de su mercado o estar en una posición dominante o preferente este fenómeno no lo va a afectar
  • No asuma que conoce a su consumidor porque el mismo está constantemente expuesto a muchísimas ofertas innovadoras y de todos lados
  • No crea que porque su equipo tanto operativo como estratégico lo ha hecho bien hasta ahora, se les puede permitir sentarse a “regodearse” de sus glorias pasadas… mientras nuevos productos y servicios innovadores se desarrollan, se prueban y tienen éxito
  • No crea que estos retos son solamente para sus equipos de tecnología. Es cierto, el cambio parte por ahi, pero abarca en realidad al negocio, que si no aprende a interfasar y a involucrarse profundamente con la tecnología, difícilmente puede proponer productos y servicios que hoy en día son altamente dependientes de la misma.

Pues eso es lo que se me viene a la mente por ahora. Pero hay muchísimas cosas más. Lo importante es buscar ayuda de quienes conocen esos nuevos paradigmas y han acumulado la experiencia necesaria para poder guiarle a encontrar sus propias respuestas a estos retos.

Invierta en aprendizaje, o gaste en remediación paliativa.

Asi de simple.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: